Menú

  pagina anterior  
 

- No es eso, ya me han pedido más chicos para que saliera con ellos, pero yo les dije que no.
- ¿Y eso? ¿No te gustaban?
- Aparte de eso, es que ya no quería salir con nadie más después de lo que me hizo el...
- Te hizo daño - dijo muy enojado.
- Me dijo que yo era la única, pero en verdad se aprovechó de mí para acercarse a mi hermana y salir con ella. Yo estuve tan ciega que no me di cuenta de que me ponía los cuernos con mi propia hermana...
- ¿Y tu hermana lo sabia? - preguntó.
- Pues claro, mi hermana salía con él para que a mí me doliera más. Nunca se lo perdoné - dije medio llorando.
- ¿Dónde está ahora tu hermana?
- Muerta - dije secamente.
- ¿La mato el asesino ése? - dijo con cara de arrepentimiento.
- No - dije yo tranquila y segura de mí misma.
- ¿Ah no? - dijo él más tranquilo - Entonces, ¿qué le ocurrió?  
- La maté - dije mirándole fijamente a los ojos.
- ¿Cómo? - parecía sorprendido pero no lo demostraba - ¿Por qué?  ¿No era tu hermana? ¿Es que acaso no la querías?
- No, nunca la quise. Yo era la mayor, ella tenía un año menos que yo. Era maleducada, desobedecía a nuestros padres, sacaba malas notas y era muy guapa. Todo lo contrario a mí, pero aun así, mis padres a la que maltrataban era a mí. Yo no lo entendía y acabé por cogerle asco. Y cuando hizo lo que hizo con mi novio, yo exploté, no pude aguantar más y la llevé al paseo que hay al lado del acantilado con la excusa de “a ver si podíamos hablar” y cuando llegamos la empujé acantilado abajo.
- ¿Y tus padres?
- Creían que fue un suicidio, aunque les dije más de una vez que fui yo la que la empujó.  No te voy a mentir, nunca me he arrepentido de nada de lo que he hecho.
- Eres increíble, terrorífica, pero increíble - dijo sonriendo.
- Gracias, eres el primero que me dice eso - dije yo correspondiendo otra vez a su sonrisa.
- Me llamo David y me gustaría conocerte mejor.

 
   
 
Anterior - 4 - 5 - 6 - 7 - 8 - 9 - 10 - Siguiente